Ocho series con las que estrenar Netflix

sense8-770x300

Una de las grandes preguntas sobre la rueda de presentación de Netflix era porqué Taylor Schilling y Kate Mulgrew habían sido invitadas si Movistar tenía actualmente los derechos de Orange is the new black. Pues, según han comprobado hoy los primeros abonados de la plataforma de contenidos, están también en el catálogo de Netflix. Eso sí, sólo las primeras dos temporadas al igual que ocurre con House of cards. Pero estas dos series los más seriéfilos probablemente ya las habrán visto. Hay otras, en cambio, más desconocidas más que nada porque todavía no se han emitido por ningún canal de forma legal. ¿Por qué series pueden empezar los nuevos abonados?

Daredevil

Hay muchas series de superhéroes actualmente en televisión. Están Agents of SHIELD, Arrow, The Flash, Powers y ahora llegan Supergirl y Legends of tomorrow. Pero Daredevil merece ser vista por dos razones: ofrece un nuevo modelo de serie de superhéroes y también la otra cara de Marvel. No solamente se toma en serio su material original y plantea un universo oscuro (Nueva York ya no es lo que era por culpa de la batalla que disputaron Los Vengadores en su primera película) sino que ofrece una perspectiva adulta y sin complejos, más propia de una serie de cable de renombre. Steven DeKnight (Spartacus) es su responsable y Charlie Cox es un buen Daredevil, el héroe que lucha contra el mal (y la especulación y la corrupción) siendo ciego, y Vincent D’Onofrio roba escenas como Wilson Fisk, el villano de la función.

Unbreakable Kimmy Schmidt

30 Rock ganó tres Emmys a la mejor comedia (y otros cuantos interpretativos) gracias al ingenio de Tina Fey, que sedujo a la industria y desde entonces es toda una eminencia. Pues Unbreakable Kimmy Schmidt, que creó con la ayuda de Robert Carlock, podría interpretarse como una continuación conceptual. Su humor absurdo y referencial puede considerarse inaccesible para aquellas personas que no se sientan fascinadas por la industria del espectáculo estadounidense y por Nueva York, pero merece la pena echarle un vistazo.

Ellie Kemper es la Kimmy Schmidt del título, una joven que es secuestrada por el líder de una secta y que pasa 15 años encerrada en un zulo junto con otras mujeres. Cuando sale, su visión ingenua de la vida y su optimismo sorprenden en un Manhattan repleto de valores más superficiales y narcisistas. Corre por allí Jane Krakowski y, como todas las series de Netflix, ha sido renovada por una segunda temporada.

Bloodline

Los fans de Damages (Daños y perjuicios) ya tienen sustituta. Todd A. Kessler, Glenn Kessler y Daniel Zelman repiten jugada con Bloodline, que intenta aplicar la estructura de su serie de más éxito a un drama familiar. Los Rayburn vive en una paradisíaca isla de Florida, prácticamente dirigiéndola, pero su armonía se esfuma cuando reaparece la oveja negra de la familia. Él ayuda a desenterrar los fantasmas familiares en unas dinámicas nocivas de final, según apunta el montaje, trágico.

Tiene el reparto más estelar de todo Netflix con Kyle Chandler (Friday night lights), Sissy Spacek, Sam Shepard, Linda Cardellini (Mad men), Ben Mendelsohn (Star wars) y Enrique Murciano (Sin rastro). Eso sí, es de cocción lenta y quizá la mejor forma de consumirla sea viendo un episodio cada día para entrar en la atmósfera que proponen los Kessler y Zelman.

Sense8

Esta es la propuesta más internacional y quizá más atractiva para los espetadores españoles. ¿La razón? Está Miguel Ángel Silvestre (Velvet) en un papel protagonista que le sienta como anillo al dado: interpreta a un actor español afincado en México que se niega a salir del armario. Pero él, al igual que los siete protagonistas restantes, tiene un don y una maldición: están interconectados emocionalmente y una extraña organización les persigue. Esta propuesta de los Wachowski se rodó por medio mundo (Kenya, India, Alemania, Islandia, Estados Unidos, Reino Unido, México) y se nota. Pero lo más interesante es su aproximación tan íntima a la ciencia ficción, dándole tanta importancia a los personajes como a la acción.

Narcos

Pablo Escobar debe ser el narcotraficante más conocido del planeta. Cuando murió en 1993, era el Zar de la cocaína en su Colombia natal y más allá. El guionista Chris Brancato, viendo el éxito que había tenido Breaking bad a la hora de desarrollar al personaje protagonista, vio que el potencial de su historia estaba en televisión. La idea de tener muchas horas para contar su ascenso en el mundo de la droga era muy tentadora y Netflix le dio una oportunidad. Es la última novedad en haberse estrenado en Estados Unidos (lo hizo el 28 de agosto) y ahora se le puede hincar el diente en España. Eso sí, el acento del brasileño Wagner Moura como Escobar quizá no convencerá a más de uno.

Frankie y Grace

¿Sabéis que no tiene la televisión americana? Series protagonizadas por mujeres de la tercera edad. Las tuvo (Las chicas de oro, Se ha escrito un crimen) pero ya no por culpa de la dictadura de los anunciantes, que sólo buscan el público joven y de mediana edad. Por esto Netflix decidió escuchar los ruegos de un colectivo despreciado y se marcó otro reparto increíble: Jane Fonda y Lily Tomlin intentan superar juntas sus divorcios después de descubrir que sus maridos, Martin Sheen y Sam Waterston, mantienen una relación desde hace más de veinte años.

Puede que Fonda y Tomlin estén pasadas de rosca (si ahora que tienen 76 y 77 años no pueden hacer lo que les venga en gana, de qué sirve envejecer) pero también están divertidas. Y, entre un gag y el otro, la creadora de Friends Marta Kauffman aprovecha para hablar sobre la tercera edad, qué significa envejecer y el significado del matrimonio más allá del sexo.

Orphan black

Esta no es una producción de Netflix pero en España todos los seriéfilos rezaban para que llegase de alguna forma. En realidad pertenece al canal BBC America pero ningún canal español se interesó nunca en traer esta original propuesta de ciencia ficción que la actriz Tatiana Maslany canibaliza. Su argumento es fácil de entender: Sarah descubre que tiene clones. Tiene muchos de ellos y todas están en peligro de extinción porque una organización les intenta dar caza. Y todos están interpretados por Tatiana Maslany, que por fin este año fue nominada al Emmy por su superheroica interpretación (¡está maravillosa en todos y cada uno de los papeles!). Tiene tres temporadas y, por suerte, pasa muy, muy bien. Ideal para pegarse un maratón.

Scream

Otra serie que no es una producción propia de Netflix pero que es fantástico que se pueda ver en la plataforma de contenidos. La serie inspirada en la saga de Wes Craven y Kevin Williamson, que no copia el argumento pero sí el concepto, se beneficia también del factor binge-watching (así llama la compañía al maratón de toda la vida). Son diez episodios para ver de una tacada (o dos), un homenaje al género slasher que contiene todos los ingredientes de la primera película: una protagonista con una herencia familiar turbia, un asesino con una máscara que disfruta asesinando y referencias constantes al género. No es una obra maestra y tiene muchos personajes odiosos, pero puede resultar muy divertida. Quien disfrutara con Scream 4 (tan floja como meta y divertida), lo hará con Scream.

¿Y aquí acaba todo?

No, Netflix cuenta con más material. Para empezar, en noviembre llegará Krysten Ritter con Jessica Jones, la nueva apuesta de Marvel para la plataforma de contenidos. También cuenta con series de Atresmedia (Allí abajo, Gran hotel), de RTVE (Isabel, El ministerio del tiempo) y títulos estadounidenses (Hannibal, Bates Motel, Homeland). Pero estas sólo son unas pocas de su catálogo de series. Pero tocaba hacer una breve selección para principiantes. Eso sí, no necesariamente todas las recomendaciones son para el mismo perfil de espectador. Netflix suele apostar por intentar atraer distintos públicos, no solamente aquellos obsesionados con los dramas adultos. Cuesta imaginar que los fans de Marvel se mueran de ganas de ver las nuevas aventuras de Jane Fonda y Lily Tomlin (y a la inversa).

FUENTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *