Película japonesa tiene a una androide como coprotagonista

1726534.jpg

Si se habla de innovaciones tecnológicas, es inevitable no mencionar a Japón, quien siempre sorprende a todos con sus más geniales y creativos inventos.

Esta vez el cine no se queda atrás en cuanto a la vanguardia tecnológica. El filme Sayonara (“Adiós”, en japonés) relata la relación entre Leona, una robot humanoide, y Tania, una mujer que ha caído gravemente enferma tras quedar afectada por las radiaciones emanadas de un accidente nuclear.

Esta es la primera película que es coprotagonizada por una actriz androide, se estrenó el 21 de noviembre a los cines de Japón tras su estreno internacional durante el Festival de Cine de Tokio.

Es un proyecto conjunto del realizador nipón Koji Fukada, el dramaturgo Oriza Hirata y el profesor e ingeniero Hiroshi Ishiguro, líder del Laboratorio de Telecomunicaciones Avanzadas de Japón que lleva su nombre y conocido por sus diseños de autómatas de aspecto humano.

La robot coprotagonista es capaz de hablar y de reproducir expresiones humanas en su rostro, aunque no puede caminar, por lo que aparece en la película sobre una silla de ruedas. Su cuerpo está construido con un esqueleto metálico articulado y y cubierto por goma y silicona de aspecto similar a la piel, y durante el rodaje fue operado por control remoto.

El androide es un modelo “Geminoid-F” desarrollado por Ishiguro, quien desde 2005 ha diseñado y construido varias generaciones de autómatas de aspecto humano y capaces de interactuar con personas, entre ellos un clon robótico de sí mismo.

images (2).jpg

En el diseño de Geminoid F el equipo de Ishiguro y los ingenieros de Kokoro querían crear un androide que pudiera mostrar un amplio rango de expresiones naturales, sin exigir muchos actuadores como otros androides que se habían desarrollado. En particular, que el robot demostrara una sonrisa convincente. Su precio es de aproximadamente 10 millones de yenes (USD$110,000). Además, el androide ya ha sido probado anteriormente en hospitales y mostrado en museos de ciencias.

(Vía: El Mundo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *